Calzado de seguridad

De acuerdo con esta definición, los calzados de seguridad se considera un Equipo de Protección Individual (EPI) ya que está destinado a ofrecer protección contra los riesgos derivados de la realización de una actividad laboral. Durante el desarrollo de su actividad los pies de trabajador y, a través de ellos, todo el cuerpo, están expuestos a riesgos de diversa índole como lesiones producidas por agentes externos o molestias asociadas al uso de un calzado inicialmente inadecuado o que ha perdido parte de propiedades con el uso.

El calzado de seguridad serán necesarios para proteger a los trabajadores en todas aquellas actividades que conlleven un riesgo severo de impacto o comprensión en la parte delantera del pie, pudiendo ser necesarias características adicionales en función de los riesgos asociados a la actividad a desarrollar. Su uso será obligatorio en determinadas tareas de sectores como la construcción, la metalurgia, las canteras, minería, carga y descarga de mercancías, bomberos, etc.

El calzado de seguridad tienen que estar fabricados con topes de protección y cumplir los requisitos básicos que recoge la norma EN ISO 20346:2004. Los topes de protección deben cumplir los requisitos de resistencia al impacto con un nivel de energía de 100J y los de resistencia a la compresión con una carga de compresión de 10kN. Pueden incorporar una o más características de protección adicionales que son las mismas que pueden presentar el calzado de seguridad.

El Calzado de seguridad serán necesarios

Calzado de seguridad

Botón de Arrepentimiento

Trabajamos únicamente productos bajo norma y de primera calidad.